viernes, 29 de junio de 2007

He visto cosas que nunca imaginaríais

Pues sí, a estas alturas he visto de todo. O casi todo, vaya. He sido testigo de asesinatos, he sido encerrado en un centro de menores, he adorado dedos meñiques en procesiones.

En algún momento de mi vida, de pequeño, tras una visita al hospital por no sé qué problema, los médicos me concedieron tan solo unos días de vida. No se sorprendan: También nací amarillo por un problema de incompatibilidad de sangre con mi madre y me tuvieron que poner a tomar el sol (sin marcas de Ipod!). Bueno, por otro lado, soy la única persona que conozco que ha tenido en su vida un régimen especial para engordar.

El caso es que con todo esto, siempre hay algo que te sorprende. Puede que se inunde Villasequilla o que el Cañete se queje porque encierren a las folclóricas, pero, en ocasiones, hay noticias mucho mejores:

Piloto polaco salva de morir en accidente "gracias" a Juan Pablo II (Noticia completa)

El joven piloto polaco de fórmula 1, Robert Kubika, resultó prácticamente ileso de un terrible accidente cuando corría la vuelta 26 del Gran Premio de Canadá. Mientras se recupera de sus leves heridas, ha confesado a sus amigos más cercanos estar convencido de que Juan Pablo II lo ayudó.

Kubika, de 22 años de edad, lleva en su casco grabado el nombre del fallecido Pontífice y siempre se ha confesado su seguidor.

Ante el asombro de los comentaristas, su aparatoso accidente terminó con un fuerte golpe en la cabeza y otro en la clavícula derecha. Para algunos medios, como Super Express de Polonia, "es un milagro que Robert viva".
Cojón, ya puestos a ayudar, le podría pedir que metiese mano a los terribles gemelos polacos que tienen como Presidente y Primer Ministro. O vaya, si al Juan Pablo II solo le va la Fórmula 1, pues podría intentar que ganase algo. ¿O es acaso que el Alonso va de la mano del Escribá de Balaguer? ¿Y el otro que no me acuerdo como se llama? ¿Es que le ayuda la Tatcher? En fin, ya lo decían en la película: esto es un sin dios.

PD.: Estimada Loca, tengo que salir corriendo, pero lo próximo será la receta de los falafeles!


3 comentarios:

susana dijo...

Padre santísimo! tenías que haber incluido la foto del 'jinete polaco', que así lo entenderíamos todos mucho mejor... qué susto!

No te preocupes, sal corriendo, pero encomiendate a algún santo, que nunca se sabe...

elprimodelaprima dijo...

¡Yo también tuve dieta para engordar! Si hasta me daban un jarabe que se llamaba Antianorex. Estaba bueno, el jodío...

Jeje, la que han montado con el "milagro", y todo por una pegatina con el nombre del papa. Y digo yo, ¿van a hacer santo también a don BMW, don Repsol, y demás personajes que aparecen seguro en el casco y en el coche?

Calypso dijo...

Parece que el casco le protegió de un buen corte de pelo. Pues nada, si la gente sigue creyendo en magia, brujos, santos y demás ralea, no le puedes intentar explicar los verdaderos "milagros" de los nuevo materiales.
A mi no me queda claro, no obstante.
Método Experimental: repetimos accidente, sin casco, sin mono, con la pegatina del Papa en la frente y a ver qué pasa.