viernes, 9 de noviembre de 2007

Neikos va al banco. Capítulo II

Llevo un mes en esta ciudad, pero no creais que he estado cruzado de brazos. Durante todo este tiempo he estado acumulando documentos que me pudiesen servir para abrirme una cuenta en un banco británico... y es que, después de conseguir una habitación en un piso en condiciones y de poder ir en una bici sin mancharse con la cadena y sin morir ahogado cuando llueve, lo de la cuenta es lo más dificil de conseguir aquí.

Hace un tiempo hice un primer amago y les envié una petición (sí, como si fuese pedir una mano) vía internet. Ya sabéis, era rápido, era fácil, no tenía que tratar de descrifrar la lengua en la que me hablan... total, me mandaron a la mierda y me dijeron que me pasase por una surcursal. ¿Cuál era el problema? Pues que llevaba menos de seis meses viviendo en el Reino Unido.

Tras el problema tarjetil (ver capítulo I) decidí irme a la principal sucursal de la ciudad. Allí entré con mis papeles en una mano, con mi casco de la bici en la otra, para prguntarme qué quería. To open an account -les dije-. Que vendría a traducirse como que me quería abrir una cuenta. Entonces me dijeron que no, que necesitaba un appoinment, una cita, y que me trajese algo que me identificase (recordemos que esta gente no tiene DNI) y mi dirección anterior de hace seis meses. No, no, le dije, I'm spanish! Pero antes de que me mandase a la mierda le dije que tenía muchísimos papeles y que me iban a servir seguro. El tío todavía tuvo la jeta de decirme que vale, que a ver si mañana me podían ayudar. Coño, el banco haciendo labores sociales y ayudando a la gente a que meta su dinero. Como cambia el cuento.

4 comentarios:

Bombillita dijo...

Neikos, yo me abrí una en alemania en el deutsche bank y me regalaron un aspirador y una caja de herramientas.
por menos de eso, yo que tú me buscaba otro banco (bank)

Neikos dijo...

No había caido en quien era usted, bombillita... pero lo de Aznar me lo ha aclarado :)

Ya, pero tú lo has dicho: en Alemania. En EEUU te regalaban hasta un fusil, pero aquí sencillamente es que no quieren tu dinero. ¿Y dónde queda el tema de las vacas locas en esta historia?

lalocadelacasita dijo...

Querido doctor, yo en París, ví el percal en seguida y conseguí pasar un año sin tener una cuenta en el país. Era un poco jodido, pero la verdad es que no se me estropeó la tarjeta, aunque había sitios en el que no me la admitían...

Suerte con lo tuyo!!

Neikos dijo...

No, no, ya me he picado y quiero tener mi cuenta! Además que una cosa es vivir con euros y otra con euros esterlinos... que se parece (lo que cuesta un euro aquí cuesta un euro esterlino), pero no es igual del todo... (y luego está lo de los euros escoceses).