lunes, 18 de febrero de 2008

No sirve de nada

Después de una rápida incursión por tierras Granainas me volví para Madrid. El punto anecdótico del viaje -no podía faltar- fue el de un finlandés al que le había robado todo el dinero en Valencia (iba borracho, decía) y que estaba sentado sobre su maleta en la puerta de la estación de autobuses.

- Sorry, do you speak english?- preguntaba.

Al final, después de mucho dar vueltas y de llamar a emergencias (maravilloso número, te salva tanto de un robo como de un ahogamiento incompleto en una isla lejana) acabamos en la calle Leganitos poniendo una denuncia. Hay que ver, Leganitos. Yo que soy un madrileño exiliado, eso de Leganitos me suena al superpoli... y claro, buscando a la poli estábamos. No sé que habrá sido de él, pero estaba tan mal que decía que quizá lo mejor para pasar la noche era que le encerrasen en comisaría.

Vaya, y el domingo tenía que coger el avión de vuelta a casa. En cuanto ví las colas kilométricas me dije que algo olía a podrido en dinamarca. O en Finlandia. El caso es que después de una hora en una cola que no se movía nada me empecé a preocupar. Pero no os penséis que era lo típico de "mi cola no se mueve, las de al lado mogollón". Lo que ocurría era que las cintas de las maletas estaban totalmente colapsadas. Vaya, más aun me preocupé cuando pusieron en mi cola el cartelito de "closed". Al final, con mis mochilas a cuestas dije ¿puedo llevar todo esto como equipaje de mano? La mujer que llevaba el cotarro me entrevió asomando la cabeza entre las bolsas.

- Sí, sí, ¿llevas líquidos?- preguntó. Estaba claro que a falta de 15 minutos para perder el avión no le iba a decir que sí, por lo que, tras sopesarlo, elegí poner mi mejor cara de seriedad (y descartar la risueñeidad).

- ¡Nopordios!- exclamé.

Total, que me dirigí al control de maletas con mis geles, mis pastas de dientes, mis deshorodantes y, aun diría más, mis cortauñas. Todo ello armas de destrucción masiva según la normativa vigente.

Como pueden adivinar, nadie me detuvo, nadie me preguntó que era eso que llevaba con pinta sospechosa en la maleta. Pasé mis líquidos por el control de seguridad y me subí al avión con la mejor de mis sonrisas. La próxima vez, me llevo una botella de agua en la mochila a ver qué pasa. Pongo a dios por testigo que nunca más volveré a pasar sed esperando en el aeropuerto!


6 comentarios:

Gonso dijo...

No me resulta nada extraño tu entrada: siempre te ocurre algo!
Y, ¿No te dijeron nada cuando pasaste las maletas por los rayosX y vieron todos esos liquidos y armas punzantes? UN DIA VA A PASAR ALGO GORDO!
Ademas, ¿Con tus antecedentes y artercados con la policia no te registraron? ¿No tenían una foto tuya por alli colgada? Será que con la barba no te reconocieron.. y eso que eres un quimico potencialmente peligroso, que yo te visto jugar con el nitrogeno liquido y cosas raras (de esas que echan humillo)
Por cierto, ¿Como es que has estado en Granada y no nos hemos visto? Encima que me estaba dejando barba en conmemoración tuya!!

Neikos dijo...

Joder, tú con barba y yo en Granada!!! Pero bueno!!!

Bombillita dijo...

Hola Neikos. Veo que has llegado bien y sano. Me dio cosita no despedirme de ti como Dios manda, pensé que volveríamos a vernos. Pero guardo recuerdos tuyos entre dignidades, manifiestos, cansancios varios, establecimientos nocturnos de ocio con cubata en mano y mucha, mucha hospitalidad que nos habéis dado en estos días increíbles en Granada.

ascar dijo...

Recuerda lo que le pasó a César en Amsterdam con la botella de agua...
Excuseme, do you have water in your bag?
No por dios!
And this?
Luego un estirón de mochila, un par de gritos y malas caras.
jeje, que pardillo el César.

Neikos dijo...

No, yo iba en otro avión... aunque ahora que me acuerdo me pillaron hasta un bote de pastilas -legales hombrepordios!- en el bolsillo del pantalón. Todo muy técnico lo de estos holandeses.

Además, ayer mi hermana me dijo que sí, que le hicieron sacar una botella de agua que llevaba una vez. Algo habrá que inventar, lo mismo forrándola con papel de aluminio?

Anónimo dijo...

Entonces te subiste al avión con todos los líquidos?
Qué fuerte me parece!
Ni uno te quitaron?

Esta seguridad nacional deja mucho que desear...

Habrá que hacer cómo dicen el resto de los españoles y poner más policía... que no hay suficiente, parece ser.

;)